Lentes de Contacto. ¡Lo que Debes Saber!

Los lentes de contacto son una excelente opción cuando deseas corregir algún problema visual, al mismo tiempo que cuidamos la estética de nuestro rostro. Si bien, son súper cómodos y fáciles de usar, requieren ciertos cuidados especiales y sobre todo mucha higiene y disciplina; con unos pequeños consejos que sin problema puedes convertir en tu rutina diaria serán una excelente solución a tus necesidades visuales.

Tipos

Lo primero que debemos saber es que en término generales hay dos tipos de lentes de contacto: cosméticos y correctivos.

  • Cosméticos: como su nombre lo dice, los lentes de contacto cosméticos no corrigen algún problema visual, sino solamente ayudan a cambiar la apariencia de nuestros ojos (cambiando de color, haciéndolos lucir más grandes o dando un efecto felino por ejemplo).

  • Correctivos: los lentes de contacto correctivos, además de proporcionar alguna variación estética (opcional) nos ayudan a corregir algún problema visual como la miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo. Y de estos podemos encontrar principalmente duros o blandos, visita nuestro artículo sobre tipos de lentes de contacto para mayor información.

Cuidados

Como lo mencionamos al principio, a diferencia de los lentes oftálmicos, los lentes de contacto requieren un poco más de cuidados específicos para mantenerlos en buen estado y evitar complicaciones en nuestros ojos. Tome en cuenta los siguientes consejos:

  • Higiene. Este aspecto es sumamente importante para evitar alguna tipo de infección en los ojos, no olvidemos que son una zona muy susceptible que debemos cuidar mucho. Siempre debemos lavar nuestras manos antes de colocar y/o retirar nuestros lentes de contacto y secarlas bien con una toalla sin pelusa. Además de mantener su estuche siempre limpio y seco.

  • Hidratación. Para mantener nuestros lentes de contacto en buen estado es indispensable dejarlos reposar en una solución estéril al menos durante 8 horas antes de cada uso. Nunca debemos usar agua corriente y mucho menos saliva u otros líquidos.

  • Frecuencia. Hay una gran variedad de lentes de contacto según la periodicidad con la que deseamos cambiarlos, pueden ser reemplazados diaria, semanal, mensual o anualmente. Y siempre debemos respetar ese calendario, ya que fueron diseñados para utilizarse únicamente durante ese periodo.

  • Monitoreo. Si es la primera vez que utilizamos lentes de contacto, es normal que haya un corto periodo de acoplamiento durante el cual podemos experimentar ligeras molestias, pero esto no debe exceder unos pocos días. Los lentes de contacto de calidad no deben generar ninguna molestia (son súper cómodos y prácticamente imperceptibles), así que si experimentamos cualquier molestia como sequedad o enrojecimiento en los ojos, es imprescindible consultar a nuestro especialista visual de inmediato para evitar complicaciones posteriores.

Esperamos que estos breves consejos te hayan resultado útiles, en Diane Ópticas nos encantaría orientarte más para que renueves o estrenes tus lentes de contacto. ¡Acércate a nosotros!

2016-12-08T14:36:20-05:00